La Zarpa, un cuento de José Emilio Pacheco

La Zarpa es un cuento muy interesante de José Emilio Pachecho publicado en el libro El Principio del Placer y otros cuentos. El autor ha escogido un momento muy interesante para construir este relato: un confesionario de iglesia. Y ha construido un personaje muy expresivo: una mujer con baja autoestima y con mucha rabia consigo misma por ser envidiosa, gorda y fea: “Ay, padre, ¿por qué las cosas están mal repartidas? ¿Por qué a Rosalba le tocó lo bueno y a mí lo malo? Fea, gorda, bruta, antipática, grosera, díscola, malgeniosa” (p. 228). Elegir el confesionario logra que el lector asuma el lugar de quién escucha la confesión, es decir, el párroco.

La Zarpa José Emilio Pachecho

¡Es una escena interesante y chocante! una mujer que rechaza su cuerpo y se siente culpable de su actitud ante la vida, y además, que se confiesa en la iglesia. Es genial cómo esta escena relata un concepto de pecado estético, moral y de pensamiento que ha calado profundo en la sociedad… La que se confiesa rechaza a su amiga Rosalba por ser su contrario: ella es fea, la otra bella, ella es gorda, la otra delgada, ella solterona, su amiga es casada, una pobre, la otra rica.

Además culpa a su amiga por existir: “Insisto, padre: siempre fue buena y cariñosa conmigo. Pero me hundió, me arruinó la vida, sólo por existir, por ser tan bella, tan inteligente, tan rica, tan todo” (p. 232). Leyendo el cuento pensaba que al final mataría a su amiga Rosalba para quitarse el peso de encima, pero no. El cuento es mucho más noble y menos corriente.

Por casualidad se encuentra con ella en diferentes momentos de la vida, pero pese a las invitaciones, rechaza siempre volver a ver a Rosalba o ir a su casa. Al final, después de muchos años, vuelve a ver a su amiga entre la muchedumbre, ya mayor, envejecida, y gracias al efecto de los años y a la pérdida de lozanía, por fin ve a su amiga libre de la belleza. La ve vieja. Esto la libera de su culpa, de su culpa por sentirse así, comparándose siempre, y entonces corre a su encuentro, la abraza, la besa y dentro de sí se reconcilia con este conflicto.

Es un cuento que habla de muchas cosas, de la juventud, de la belleza, de la autoestima, de la vanidad, de la amistad, de la envidia, de la culpa y mucho, aunque solo en dos líneas, de la vejez. De cómo la vejez nos pone a todos al mismo nivel.

 

3 opiniones en “La Zarpa, un cuento de José Emilio Pacheco”

    1. Hola Alejandra, gracias por el comentario! La verdad es que es difícil decirlo… una “Zarpa” es una garra de un animal, y la expresión “agarrar con un zarpaso” o “echar a alguien la zarpa” significa agarrar algo o arrebatar algo a alguien de una forma violenta. Yo pienso que El cuento se llama “La Zarpa” porque el personaje desdichado de este cuento hubiera querido echarla la Zarpa a su amiga, de quien tenía mucha envidia. Pues esto. Gracias, un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *