El Giro Semiótico, Paolo Fabbri y los recorridos del sentido

Paolo Fabbri estudia en el libro El Giro Semiótico los cambios en la semiótica y las disciplinas que investigan la construcción de significado o sentido. A Fabbri le interesa una semiótica más allá de la lingüística, una semiótica como «una ciencia descriptiva de la realidad«, afirma (p.14). {Reseña realizada gracias a la lectura de: El Giro Semiótico. Paolo Fabbri (1998). Gedisa. 2004. Barcelona} 

Postula que actualmente hay un «giro semiótico» en las ciencias humanas y un cambio en la definición de la misma de la semiótica; estamos ante un gesto semiótico diría él, gracias al cual se busca «estudiar los recorridos de sentido a través de las sustancias de expresión» (p. 15). En definitiva, se trata de un «proyecto incluido en una antropología general que presta atención a los estilos semióticos de la vida» (p. 16).

Autores como Roland Barthes (referencia: crítica a la connotación ideológica de los signos), Lotman (referencia: semiótica de la cultura) y Bajtin son referentes de la visión abierta de la semiótica de Fabbri.

Tanto para Lotman como para Bajtin «todos los tipos de comportamiento significante tienen algo de diálogo» (p.17). Es decir, incluyen acciones, e interacciones, por lo menos verbales.

Para Fabbri, afirma en el Giro semiótico, la semiótica tiene un espíritu antropológico, en un sentido amplio. Le interesa una semiótica que estudie el comportamiento. En esa dirección, está más cerca de la semiótica de Peirce que estudia los sistemas de signos, que de la semiología de Saussure que estudia los signos a partir del funcionamiento del lenguaje. De hecho, Fabbri afirma que uno de los aspectos del Giro Semiótico es que no acepta el principio sausseriano de arbitrariedad del signo (p. 62).

Fabbri dice que el signo es «un reenvío (un eco), que está presente cuando algo se encuentra presente en el lugar de otra cosa» (p.29).

Y ese signo, esa «otra cosa», no necesariamente son los signos lingüísticos. A Fabbri le interesa ver los signos como acciones, como actos de sentido, dice que «Al igual que la lingüística performativa, la semiótica también debe concebir los signos como acciones, como transformaciones de situaciones, como planteamiento y modificación de acciones, espacios y tiempo» (p.40)

Para Paolo Fabbri, Foucault no estaba en lo cierto cuando decía que hay una historia diferente del referente, independiente del discurso, «por ejemplo, no es verdad que la historia de la locura sea una historia de los discursos y representaciones conceptuales, más allá de los cuales habría una historia del referente, es decir de la locura real, esa locura que sabe la verdad sobre nosotros, seres presuntamente razonables» (p. 40).

Según la lectura de Fabbri, para Foucault la única realidad no está en las palabras ni en la cosas, sino en los objetos.  Pero ¿Cuál es la diferencia por ejemplo entre «cosas» y «objetos»?: «los objetos son el resultado de ese encuentro entre palabras y cosas que hace que la materia de mundo, gracias a la forma organizativa conceptual en la que es colocada sea una sustancia que se encuentra en dicha forma» (p. 40) uffffffffff…. es decir, conceptualización y materia adquieren la misma forma. Objetos como conjuntos orgánicos de formas y sustancias.

Transformación vs representación en El Giro Semiótico

Continuamos. Para Fabbri hay que modificar la idea de que los signos son representaciones… ¿Cómo? Dice que, primero, recurriendo a la narratividad: porque la narratividad «convierte la semiótica en una teoría de la acción… modifica el paradigna semiótico de Barthes o Eco, vuelve a la vieja idea de la historia de la lingüística que se remonta a Humboldt. Según esta idea el lenguaje no sirve para representar estados del mundo sino… para transformar dichos estados, modificando a quien lo produce y comprende.» (p. 48)

Nos dice que hay un interés superior por el efecto de los signos que por su valor representativo. Apela más a la transformación que a la representación. También asevera que para modificar la idea de los signos como meras representaciones hay que «acudir a la noción de narratividad como lógica de las acciones, un estudio de las pasiones, también presentes con fuerza e insistencia en la actividad configuradora del relato» (p. 48).

Estos postulados buscan alterar radicalmente la teoría de la significación, buscan liberarnos de la oposición pasión & razón porque entre estas dos existe una innegable relación narrativa. Fabri aboga por la dimensión de la afectividad en la semiótica.

Autor: El come libros

De la familia Liber Devoratoribus, un come libros promedio que necesita ingerir diariamente una cuota de letras para subsistir. Ese alimento lo digiere, transforma y entrega forma de reseñas y análisis de libros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.