Breves notas sobre El padre Casafús de Tomas Carrasquilla

El padre Casafús de Tomás Carrasquilla

Estas notas sobre “El padre Casafús y otros cuentos” de Tomás Carrasquilla (1858 – 1940) no son una reseña tradicional del cuento de «El padre Casafús», sino un breve señalamiento de los ideales políticos y religiosos presentes en algunos de sus personajes.

Hábilmente, Tomás Carrasquilla escogió como protagonista de su relato a un cura con espíritu reformista y liberal para hacer un cuadro costumbrista del conflicto político colombiano, el cual que giraba entorno de unas directrices católicas. {El padre Casafús y otros cuentos. Tomás Carrasquilla. Editorial Norma, Bogotá, 1995. De la muy interesante colección Cara y Cruz,}

Así, se pretende esbozar la relevancia sociológica del cuento El Padre Casafús por expresar la cotidianidad cultural de una comunidad que se debatía entre conservatismo y el liberalismo. Algo muy importante: el cuento El Padre Casafús fue escrito a finales del siglo XIX. Lo anterior es particularmente fluido porque Tomás Carrasquilla plasmó con una claridad lingüística y social diversos cuadros costumbristas con sus obras. Para muchos, Tomás Carrasquilla, nacido en 1858 en Santodomingo, Antioquia, Colombia, es el mayor novelista antioqueño.

Comentario a El padre Casafús y otros cuentos

Esta historia se desarrolla en el pueblo de Piedragorda en Antioquia – Colombia, en el año de 1877, periodo durante el cual este país vivía una guerra civil en la cual los dos partidos políticos (bipartidismo) eran protagonistas. Los conservadores (azules) eran defensores de un modelo social feudal y católico, y los liberales (rojos) eran defensores del capitalismo y las libertades individuales.

En el pueblo de Piedragorda la gente en su gran mayoría estaba influenciada por la iglesia, debido a lo cual se hacía entender al liberalismo como un compilado  de “Bentham y Tracy, Ezequiel Rojas, el hediondo a azufre; Rojas Garrido, el vocero de Satanás; El diario de cundinamarca, ese papel escrito en los infiernos; esa escuela laica, donde se enseñaba a medirle puño a los santos y a escupir a la Virgen; y ese matrimonio civil y ese amor libre y la ley de tuición y los oligarcas…” (pag 16). Parece que Tomás Carrasquilla estaba muy al tanto de la economía política de la época.

Siendo la iglesia católica el medio de difusión y presencia política del partido conservador en el siglo XIX, en este cuento se nota cómo en dicho pueblo (que de hecho se muestra tradicionalmente conservador, como en verdad se mostró Antioquia en este periodo), lo político es entendido como una posición moral: si es conservador es bueno, si es liberal es malo.

El reclutamiento militar en tiempos de la guerra civil, entonces, se hacía a por el camino de lo religioso: “Con el decreto había venido la orden de levantar un batallón en el pueblo… Cada cristiano de catorce a sesenta y cuatro años  estaba en la obligación de ir a defender la religión” (pag 21).

El rojo infame era lo que no se podía soportar frente al azul celeste. Así fue coloreado lo político, y con tanta fuerza que en el cuento se muestra que  la sospecha de que alguien fuese liberal, era un hecho socialmente grave que llevaba a que la gente “roja” no fuese bien recibida.

El padre Casafús fue encontrado sospechoso y fue suspendido de sus servicios eclesiasticos por posible amistad con los liberales. Es interesante recordar cómo es descrito el padre Casafús, también llamado Luterito por sus intenciones reformadoras, al inicio del relato:

«La causa de todo fue la atrabilis, esa maldita atrabilis del padre Casafús que, sobre sacarlo de quicioy ennegrecerle el ánimo, lo arrastraba a la paradoja imprudente y al espíritu de oposición» (Ver qué es Atrabilis).

Este cuento nos enseña principalmente que el dúo conservatismo – catolicismo como instrumento de poder y de cohesión social estructuraba el pensamiento de la gente, llevando este “matrimonio cultural” hasta los extremos de la vida social. Se obligaba a la gente a ser de un bando o de otro.

En el cuento, el padre Casafús es el anti modelo de persona que la sociedad conservadora antioqueña deseaba tener, y por esto presuntamente  se le suspende, por leer otras cosas: “… pero es rojo, rojo del cacho largo: dice que La Caridad es un periódico fanático e intolerante; lee El Diario de Cundinamarca y todos los papeles prohibidos que le venían del cojo Pino; tiene en su biblioteca obras de Bentham y de Victor Hugo…”.

Ciertamente, Tomás Carrasquilla no escribió este cuento con una intención histórica, sino literaria. No obstante, pasados tantos años, se puede observar claramente que su narración coincide con las descripciones que la historia ha hecho sobre la sociedad antioqueña de la segunda mitad del siglo XIX en Colombia.

Es controversial usar la literatura como documento histórico, porque la literatura desbora a la historia y a la ciencia con su libertad de expresión. No obstante, la literatura ha sido poco a poco revalorizada como fuente sobre las culturas y las sociedades pasadas. En nuestro caso, merece el esfuerzo hacer una relectura de Tomás Carrasquilla.

Otros relatos incluidos en el libro El padre Casafús y otros cuentos:
  • Simón el mago
  • San Antoñito
  • Fulgor de un instante
  • El gran premio
  • En la diestra de Dios padre

Autor: El come libros

De la familia Liber Devoratoribus, un come libros promedio que necesita ingerir diariamente una cuota de letras para subsistir. Ese alimento lo digiere, transforma y entrega forma de reseñas y análisis de libros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.