El Perro de los Baskerville, el libro más perro de Sir Arthur Conan Doyle

El Perro de los Baskerville

La novela El Perro de los Baskerville es posterior a 1893, año en el que Sir Arthur Conan Doyle decide “acabar con la vida de Sherlock Holmes“. El Problema Final fue el título bajo el cual la revista The Strand publicó el episodio en el que Holmes perdió la vida. Como era de esperarse, The Strand también perdió, pero 20 mil lectores. Sir Arthur Conan Doyle se vio en la obligación, por lo tanto, de escribir aventuras póstumas del intrépido Sherlock Holmes para solucionar sus inconvenientes financieros.

El Perro de los Baskerville fue escrito en ese contexto, como uno de los casos “inéditos” que vieron la luz postmortem. Sherlock Holmes es uno de los personajes literarios más vivos, uno de los más metafóricos, uno de los más simbólicos. Es algo más complejo que solamente el símbolo de un gran detective.

Es interesante que este tipo de novelas fuera entregada por fascículos en periódicos o revistas y que los lectores establecieran esa relación con el medio de comunicación. Una relación de suspenso y de expectativa. Hoy en día este antecedente resulta importante para entender las telenovelas y seriados en el marco de los estudios de recepción. Si no estoy mal, las radionovelas son posteriores a este fenómeno de literatura por fascículos.

literatura por fascículos --> radio novelas --> telenovelas y series

Sherlock Holmes, la cultura visual y el ideal del individuo a finales de siglo XIX

La lectura de las huellas, de los detalles en los objetos (de los pormenores en la conducta de la gente) es el rasgo desde el cual entender a Holmes. Reconstruye el pasado a partir de fragmentos, a partir del silencioso significado contenido en las cosas (esta idea puede ser profundizada en el análisis de Jacques Ranciere).

Holmes tenía una mirada extra-ordinaria: podía ver lo que los otros no podían ver, de allí su eminencia como detective. Hoy en día también los detectives trabajan de la misma manera  y las tecnologías forenses, por ejemplo, se enfocan para ver o descubrir lo que no es visible a los otros, inclusive lo que no es visible para el ojo humano. El misterio del crimen es algo que debe ser resuelto: esto es (re)construir el pasado, volver en el tiempo.

El Perro de los BaskervilleEl detalle, el pensamiento detallado, la observación de los rasgos en los objetos, el detenimiento en los cambios sutiles de conducta, el uso de la lupa, todo esto, habla acerca de Holmes. Lo verdaderamente llamativo del modo de ser de Sherlock Holmes es que expresa una de las vertientes en las que se desarrolla la Cultura Visual del Siglo XIX y XX.

Sin duda, las entregas de Sherlock Holmes fueron exitosas. Entonces ¿Qué era lo que los lectores encontraban en estas aventuras? Un héroe, claro, un hábil observador, un observador como ninguno y como todos quisieran ser. Además, aquí, la observación + la suspicacia, era el camino para encontrar la verdad. Sherlock Holmes es la encarnación de un contexto sobre la visualidad de finales del siglo XIX.

La observación de la caligrafía también era una de sus jugadas maestras. Adcionalmentye, Holmes se destaca por ser el sujeto más autocontrolado. Cuida sus propias expresiones para no delatarse, y aplica el mismo método en sentido contrario para conocer a la gente y por lo tanto para descubrir a los sospechosos. Todos son sospechosos hasta que no se demuestre lo contrario. Holmes es el vigilante por excelencia, al tiempo que es el refinamiento de un sujeto ocupado por el poder.

Por otro lado, el “querido Watson” es el ayudante del héroe en el sentido de una estructura dramática clásica. Es su Sancho Panza, su Robin. En la narración es el encargado de dar cuenta, es el testigo. Por eso se convierte en escriba. Pero también es quien habla por los otros, por el público. Al parecer Watson es un sujeto normal, inteligente y disciplinado, pero nunca tan brillante como Holmes. En ese sentido, la voz de Watson es la voz del lector. Hay que pensar que estas novelas fueron escritas para ser leídas por entregas. Así está construida la secuencia.

Algunas frases sueltas:

–   “En soledad la amistad se convierte en amor”

–   “El páramo, con sus secretos y sus extraños habitantes, permanece tan impenetrable como el primer día, como siempre” (esto es así porque el páramo es el lugar de lo oculto, por lo tanto de lo peligroso, de lo impenetrable y lo misterioso).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.