La Inteligencia de las Flores, un libro de 1907 sobre la inteligencia de la naturaleza

Libro La inteligencia de las flores - por Maurice Maeterlinck

La Inteligencia de las Flores es un libro de Maurice Maeterlinck, uno de los grandes escritores belgas (1862 – 1949), premio novel de literatura en 1911. También es conocido por sus obras en el teatro simbolista y su influencia sobre el modernismo español. Este comentario al libro “La Inteligencia de las Flores” es más que una reseña del libro, es una breve reflexión sobre su contenido y su efecto sobre mi, como lector.

De entrada, el título de esta obra cuestiona lo que entendemos comúnmente por “inteligencia”. Al leerlo, a casi todos nos asalta una idea tan polémica (o tan poética) como la inteligencia de las flores. ¿Acaso las flores tienen inteligencia? Es un acierto y un reto afirmar que la inteligencia no es una propiedad exclusiva del ser humano, o de los animales, o de los cerebros, sino también de los vegetales. Maurice Maeterlink, un ávido observador, comparte su reflexión en este libro.

El veganismo

Extrañamente, incluso bizarramente,  “La inteligencia de las flores” me hace pensar en el movimiento Vegan, el cual ha subrayado la diferencia entre plantas y animales con base en la ausencia o no de un sistema nervioso central. Una vez escuché a una joven vegana defender que se puede comer espinacas porque no tienen sistema nervioso central, ni  inteligencia, ni carne, ergo no sufren.

Afortunadamente, el veganismo no se funda en ese principio, sino en otro basado en la alimentación. No obstante, vale la pena decir que tal vez las plantas no “tienen” inteligencia, sino que, diría Maeterlinck, hay una inteligencia universal que recorre al mundo vegetal, tanto como recorre al mundo animal. Una cita: “El envoltorio azucarado es tan inútil para la semilla como el nectar, que atrae a las abejas, lo es para la flor. El pájaro se come el fruto porque es dulce y se traga al mismo tiempo la semilla que es indigestible. El pájaro vuela y devuelve poco después, tal como la recibió, la semilla desembarazada de su vaina y dispuesta a germinar lejos los peligros del lugar natal” (Página 11)

La educación

La actual educación básica primaria también nos aleja de la posibilidad de aceptar una inteligencia de las flores. Poco o nada asociamos la inteligencia con la vida vegetal en el mundo occidental. Para muchos, esta idea no pasa de ser un simple disparate.

Habría que preguntarle a observadores de talla semejante a la de Maurice Maeterlink cómo siguieron o descubrieron algún rastro de inteligencia en las plantas. Dice el nombrado autor que esa forma de vida tan distinta, que confina a las plantas a no desplazarse, las ha llevado a “inventar”, a desarrollar mil y una estrategias para lograr su fin: reproducirse para poblar el mundo.

La granadilla

A los pocos días de estar leyendo el texto mi mirada sobre las plantas se vio afectada. Lo primero que descubrí fue la arquitectura de la granadilla; por fuera es redonda, anaranjada y con pecas, pero por dentro se descubre una infraestructura maravillosa, unas columnas curvas de estilo gótico impresionante que hacen resistente al fruto gracias a su forma redonda.

Todos nuestros motivos arquitectónicos y musicales, todas nuestras armonías de color y de luz, etc., son directamente tomadas de la naturaleza. (Maeterlinck)

Correspondientemente a las partes donde se hallan las columnas interiores, en la superficie, no hay pecas…Y así, con un poco más de atención sobre estos seres maravillosos se nos revela lo que el autor quería enseñar, una fuente de asombro infinita, una fuente de aprendizaje inagotable.

Una inteligencia magna

Me ha asombrado sobremanera el texto. El nivel sobre el cuál Maeterlinck hace sus reflexiones es un nivel muy profundo. Dice que dejando de lado la arrogancia humana, tan propia de la ciencia y del progreso, se alza una pregunta, o más bien una sensación acerca de la inteligencia, la cual confirma que hay una inteligencia magna que atraviesa a todos los seres. Afirma: “Se me figura que no sería muy temerario sostener que no hay seres más o menos inteligentes, sino una inteligencia esparcida, general, una especie de fluido universal que penetra diversamente, según sean buenos o malos conductores del espíritu los organismos que encuentra. En tal caso, el hombre sería hasta ahora, en la tierra, el modo de vida que ofrecería menor resistencia a ese fluido que las religiones llaman divino. Nuestros nervios serían los hilos por donde se distribuiría esa electricidad más sutil. Las circunvoluciones de nuestro cerebro formarían en cierta manera la canilla de inducción en que se multiplicaría la fuerza de la corriente; pero esta corriente no sería de otra naturaleza, no procedería de otro origen que lo que pasa por la piedra, por el astro, por la flor o por el animal” (pag. 67)

Al parecer, la idea de unidad en el autor está presente en sus obras. Además de una poesía inmensa. Por ejemplo, explica cómo el dulce néctar es tan solo un anzuelo que imanta insectos para que una flor envíe besos a sus amantes lejanos, besos encubiertos en granos de polen… Tanto la carne del fruto para la semilla como el néctar para la flor, son inútiles, no sirven más que atraer, no más que para pescar mensajeros, no más que para usarlos.

Dramas mudos, dice, demasiado largos y extensos vive el mundo vegetal como para que nuestra comprensión logre cobijarlos.

Dramas mudos, dice, demasiado largos y extensos vive el mundo vegetal como para que nuestra comprensión logre cobijarlos. Y es que las plantas son seres que nos llevan mucha ventaja en cuanto a tiempo de vida evolucionando… Queda abierta la pregunta de aceptar a las plantas como seres nerviosos…

Tanta creatividad vio Maeterlinck en las soluciones de las flores para impregnar a sus visitantes de polen y recibirlos, en una delicada armonía de reproducción, que se pregunta si acaso seremos capaces de inventar algo similar alguna vez…

Qué profundo, qué percepción del misterio, qué sensibilidad la de Maurice Maeterlinck. Un genio, una inteligencia general que está en toda la naturaleza es la que obra a lo ancho del mundo y el universo, dice. Debe ser el ser humano en donde esas fibras de inteligencia universal cobran una especial relevancia, una especie de fluidez de la divinidad, dirían las religiones.

Después de hablar sobre las flores, el libro salta a contarnos acerca de la belleza interior, la belleza del alma, la belleza que es su lenguaje, y el amor el canal por el cual la belleza puede subir a la inteligencia. Y el instinto como esa parte salvaje, más bien silvestre de la naturaleza humana que obra cuando la razón no puede, o no debe.

Una cosa bella no muere sin haber purificado algo. No hay belleza que se pierda. No debe asustar el sembrarlas por el camino. Allí permanecerán durante semanas, durante años; pero no se disuelven, como no se disuelve el diamante, y alguien acabará por pasar que las verá brillar, que las cogerá y se marchará contento” (P. 108)

La Edición que leí fue: La Inteligencia de las Flores. Maurice Maeterlinck. Ediciones Nuevo Siglo. Argentina. 1997

3 opiniones en “La Inteligencia de las Flores, un libro de 1907 sobre la inteligencia de la naturaleza”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *