Reseña de Integrando la Neuroeducación al aula

0
(0)

Mabel Carminati de Limongelli y Liliana Waipan, profesoras y escritoras argentinas, son autoras de la obra que nos ocupa: Integrando la Neuroeducación al aula. La primera, profesora para la enseñanza primaria y deficientes del oído, la palabra y la voz. Neuropsicoeducadora y neuropsicoentrenadora y directora de nivel primario del Colegio “Rio de la Plata”, ha escrito también “La Educación: una búsqueda continua”. Liliana Waipan, creadora del programa “Cerebrones”, neurociencia para chicos de primero a sexto grado. Coordinadora pedagógica, docente de nivel primario y secundario en “Nueva Escuela del Sur” y neuropsicoeducadora y neuropsicoentrenadora. Ambas escribieron su obra en Buenos Aires, Argentina, en 2012, por la Editorial Bonum; su obra consta de 155 páginas.

Portada de Integrando la Neuroeducación al aula. Editorial Bonum.

No se me ocurre un momento mejor (o quizás más preciso), para abordar este tema en las instituciones, sobre todo por el estado emocional que vive el ser humano en esta contingencia por COVID-19 y la búsqueda de métodos, técnicas o estrategias que estén acordes con las revoluciones tecnológicas y los cambios en la educación. Abordar el estudio del cerebro y conocer cómo una parte de nuestro cuerpo que apenas sobrepasa el kilogramo de peso puede controlar los movimientos que hacemos, pensamientos, razonamientos, planeación, lenguaje, resolución de problemas, el habla, la audición, los recuerdos de objetos y palabras y los comportamientos, es maravilloso. Asimismo, cómo el conocimiento de las diferentes partes que lo conforman puede ayudarnos a conocernos a nosotros mismos, para después conocer al otro y lograr mayor plenitud en nuestra vida y un mejor aprendizaje, es una gran oportunidad.

La obra explica la importancia del cerebro en las actividades y sentimientos de todos los seres humanos y cómo las neurociencias se relacionan con la conducta y el aprendizaje. Explica las características del cerebro humano y las diversas creencias y estudios que se van realizando sobre él a través de los siglos y de diferentes culturas.

Esta obra nos menciona las diferentes partes en que se compone biológicamente nuestro cerebro y de las funciones de cada una. Además, invita a los docentes a seguir las sugerencias que se dictan para facilitar el aprendizaje en el aula, una vez que se conocen las implicaciones de éstas. Es así, como alude a que el cerebro reptiliano controla nuestros instintos, actúa ante la amenaza y la supervivencia. Para ayudar a que se mantenga bajo control se requiere generar confianza, oxigenar el cerebro, realizar rutinas positivas y de relajación.

En el cerebro límbico o mamífero se generan las emociones, se almacenan experiencias de dolor o placer, por lo que genera conductas de acercamiento o alejamiento. Estas son relevantes en el aprendizaje, debido a que afectan la motivación tanto intrínseca como extrínseca, que son impulsos para la acción. En esta obra se le da importancia a crear una sociedad donde las emociones sean atendidas y respetadas y se muestra la estrecha relación entre la neurociencia como disciplina y el aprendizaje.

Por otro lado, se menciona también la importancia de la neocorteza en las funciones cognitivas y ejecutivas. Nos dan a conocer que existen aproximadamente 50 neurotransmisores, sustancias químicas que intervienen en el funcionamiento cerebral e indican los más destacados en relación con el aprendizaje. Igualmente, se abordan pautas para lograr la atención de los estudiantes, para recuperar la memoria a largo y corto plazo, para usar las inteligencias múltiples en el aula y finalmente, para entrenar en la autorreflexión individual y del mundo circundante para ser humanos más humanos. Para pensar en los individuos que deseamos para el futuro, considerando la actividad de los niños y potencializando su parte emocional, social, psíquica y cognitiva y ayudarnos y ayudar a descubrirse. En un ámbito donde se destaquen los aprendizajes significativos y los docentes y alumnos convivan en un mejor ambiente y logren los objetivos deseados con éxito.

“No hay recetas, sino materiales que permitan construir estrategias
ancladas en aportes de neurociencias y educación compatible con el cerebro”.

¿Cómo te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Autor: Angélica Macías Mendoza

Soy Ingeniera Química por La Universidad Autónoma Metropolitana (UAM)- Azcapotzalco, pasante de maestría en ciencias (con especialidad en Ing. química) por el Instituto Politécnico Nacional (IPN) y maestra en Educación por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey. Curso actualmente doctorado en Educación en la Universidad de Cuautitlán Izcalli. Soy docente de educación básica con la asignatura de química y vivo en México.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.