Comentario a La mujer rota, novela de Simone de Beauvoir

Libro La mujer rota - Simone de Beauvoir
4.7
(7)

La novela La mujer rota es una de las novelas de Simone de Beauvoir (1908 – 1986) que más desarrolla el rol de la mujer en la modernidad (en Francia principalmente). La protagonista es una mujer occidental del siglo XX que es madre de familia, de clase media urbana, entregada a su esposo y a su familia, que ha dejado su profesión y sus aspiraciones personales por cuidar el amor que un día se había prometido con su pareja. No obstante, en un momento dado, cuando sus hijas ya son adultas, esta mujer se encuentra en una encrucijada vital: su esposo le confiesa estar con otra mujer, tiene una amante, con lo cual su proyecto de madre y de esposa se va deshaciendo y ella se descubre sola y vacía, perdiendo el sentido de sí misma.

Esta reseña está hecha a partir de la lectura de esta edición:
De Beauvoir, Simone. La mujer rota. Edhasa. Barcelona. 2015
Traducción de Dolores Sierra y Neus Sánchez
286 páginas.

La novela está escrita en forma de diario por Monique, una madre y esposa de 44 años: tiene dos hijas, Collette y Lucienne, y su marido se llama Maurice, quien le confesa su infidelidad. Monique escribe el diario porque está sola y desconcertada.

La entrega caracteriza su condición; dice esto: “Difícilmente soportaría no estar totalmente a disposición de quienes me necesitan” (2015: 142). Un pensamiento noble, sin duda, pero que habla del papel de la mujer en la familia, una mujer que ha cambiado su carrera profesional y trabajo por estar al servicio de su marido e hijos. En el caso de esta novela, Monique se estrella contra el mundo porque su esposo Maurice prefiere a su amante, relegando a su esposa a un segundo plano.

Página 149 del libro La mujer Rota
Página del libro de Simone de Beauvoir La mujer rota

La mujer rota es un libro publicado por primera vez en 1967 por Ediciones Gallimard en París. En el libro hay tres relatos: la novela corta “La edad de la discreción”, el cuento “Monólogo” y la novela “La mujer rota”. La recepción del libro en su época fue decepcionante para Simone de Beauvoir; ella pensó que el público no había entendido los relatos, observando que las lectoras habían simpatizado mucho con los personajes femeninos y sus sufrimientos, pero dejando de lado el tema de la “auto decepción” y el abandono de sí misma, que era la intención de las narraciones. No obstante, La mujer rota ocupa un lugar destacado en la literatura francesa del siglo XX.

La novela continúa así: Maurice confiesa a Monique que está viendo a Nöellie Guerard, una joven abogada. La amante Nöellie es el personaje contrario a Monique: está divorciada y guarda buena relación con su exmarido, no está resignada, no entrega sino que arrebata; dice la novela que está dispuesta a todo con tal de tener éxito. La hija menor del matrimonio, Lucienne, también encarna otro modelo de mujer, más liberada de la dependencia conyugal y emocional, una mujer que encarna otra época diferente a la de su madre: ella hace ver a su progenitora que nunca se sacrificaría por nadie y que a su madre simplemente le falta un instinto básico: carece de defensa.

Hacer la novela en forma de diario permite que el relato sea específico, personal y minucioso: las páginas describen con detalle el pensamiento, sentimientos, esperanzas y miedos de Monique. “Cuando uno ha vivido tanto para lo demás, es un poco difícil reconvertirse, vivir para sí mismo” (2015: 162) afirma; una frase que muestra la pérdida de sí, al dar con esa circunstancia. En cierta medida, el relato está cerca de la novela rosa, tan prolíficamente explorada por la escritora española Corín Tellado. No obstante, La Mujer Rota se diferencia en que Simone de Beauvoir hace un extenso desarrollo psicológico del personaje y presenta una reflexión existencialista de fondo (aunque, pensándolo bien, Corín Tellado también es muy existencialista). A Monique se “le va la vida” al descubrir que su marido tiene otro objeto de deseo; a su vez, ella se descubre a sí misma “rota” al constatar que el sentido de su existencia se pierde. No es capaz de liberarse del yugo emocional y simbólico. Tiene miedo a ser, a existir por y para sí misma.

A lo largo de la novela el lector es testigo del deterioro psicológico o anímico de Monique, paralelamente, el romance de su esposo con la amante Nöellie se prolonga. El dolor anímico que provoca el hecho de ser poco a poco reemplazada por la amante destroza, pese a su optimismo, a Monique. Inevitablemente, también padece el rechazo sexual de su esposo. Ningún consejo le sirve, nada le ayuda a pegar su corazón y psique rotas.

En una mujer, esposa y madre, con las características que S.d.B. ha dado al personaje, el efecto del “reemplazo” tiene hondas consecuencias psicológicas. El caso es digno de análisis psicoanalítico y antropológico y S.d.B., filósofa, conocedora del psicoanálisis y del estructuralismo, ha sabido expresarlo bien en esta ficción.

“Empezó a considerarme como a una hermana” (2015: 160), dice Monique acerca de su esposo. Lo cual vale la pena destacar. Por una parte, muchos lectores o lectoras habrán escuchado esta frase o razón en casos de parejas amigas o padres de familia. Por otra parte, Simone de Beauvoir desarrolla en la novela cómo el sentimiento de amor de la pareja se transforma, no como algo natural, sino como un fenómeno sociocultural en la modernidad. “El amor de pareja que se agota en la madurez” es un tópico explotado en telenovelas y literatura rosa pero que nos habla de esa transición hacia la modernidad líquida que explica Zygmunt Bauman, en la que nada dura, en la que nada se solidifica, nada permanece, en la que todo se acaba o es de estado fluido, matrimonios, amistades, puestos de trabajo. Las microhistorias de pareja, los matrimonios que caducan en la madurez de la vida, el deseo por una mujer o un hombre más joven, la resignación de la madre, son ingredientes en las historias personales de muchas actuales parejas del mundo del siglo XXI.

Página 209 del libro La mujer rota

Al inicio, leemos que la protagonista se sorprende por la infidelidad de su esposo. Pero es permisiva, esperando que se agote pronto el capricho de él. Pero al persistir la traición, su calma merma, su seguridad se erosiona, el miedo a ser abandonada aumenta, la realidad de ser reemplazada le aniquila, y en cierto punto, vemos que el personaje es en realidad “la mujer rota”. Está deshecha, literalmente:

“Me parece no tener nada que hacer. Siempre tenía algo que hacer. Ahora, tejer, cocinar, escuchar un disco, todo me parece vano. El amor de Maurice daba importancia a cada momento de mi vida. Es hueca. Todo es hueco: los objetos, los instantes, yo” (2015: 238).

En más de un sentido, la novela tiene una buena dosis de nihilismo: el sin sentido de la existencia al que llega la “mujer rota” es claro y negativo; el personaje principal, Monique, está invadido por la decepción, el embrutecimiento, la descomposición; ella se abandona al pesar, a los recuerdos de la vida que ya se fue, al alcohol y al desaseo.

La novela termina sin que la protagonista intente rehacer su vida. Está realmente rota. Simone de Beauvoir critica aquí el modelo de madre y esposa en la modernidad. La frustración de Monique al encontrar que su proyecto de vida no es propio, que no está en ella misma sino que está afuera de sí, es una piedra angular del análisis. Es un “cuadro costumbrista” en tanto que es el caso de muchas mujeres y parejas en el siglo XX. Simone de Beauvoir comentó en aquellos años que esta obra había sido mal entendida, que muchos lectores y lectoras tomaron la obra como una historia con intención moralizante, perdiendo de vista la crítica subyacente al relato de pareja.  

Página 260 del libro La mujer rota

¿Cómo te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 4.7 / 5. Recuento de votos: 7

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Autor: El come libros

De la familia Liber Devoratoribus, un come libros promedio que necesita ingerir diariamente una cuota de letras para subsistir. Ese alimento lo digiere, transforma y entrega en forma de reseñas y análisis de libros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.