La novia oscura: entre el periodismo y la narración literaria

La novia oscura es el título de la novela escrita por Laura Restrepo en 1991 y publicada por la editorial Anagrama. Esta obra cuenta la historia de Sayonara, una hermosa prostituta, más toda la problemática social que se da en Colombia en los años 40 con la llegada de las multinacionales petroleras. Al igual que la Hojarasca de García Márquez pone en cuestión el impacto social del desarrollo en mano de las empresas globales.

Reseña de La novia oscura

Reseña de la novia oscura de Laura Restrepo

En el contexto caliente del boom del petróleo de los años cuarenta y cincuenta Colombia tendrá lugar La novia oscura de Laura Restrepo. Esta novela aborda la problemática que implica la llegada de las empresas de gran envergadura al territorio colombiano, y cuenta la historia de una bellísima prostituta mestiza, apodada Sayonara, hija de la selva colombiana.

Asimismo, es una introspección a los eventos históricos relacionados con la colonización fronteriza y la llegada de las multinacionales petroleras norteamericanas a Colombia.

La Tora, “ciudad de las tres pes, Putas, Plata y Petróleo”, es el espacio ficcional, y antiguo nombre de la ciudad de Barrancabermeja, pueblo en donde se desarrollará toda la historia de Sayonara, famosa prostituta, quien es el personaje principal de La novia oscura.

Esta novela se despliega en dos planos temporales. El primero se sitúa en los acontecimientos referentes a la huelga del arroz, denominada así en la novela, pero que hace referencia a las protestas nacionales que surgen en la década de los años cuarenta por parte de los obreros.

El segundo, tiene lugar en los años noventa, momento en el que la narradora-periodista realiza su investigación entrevistando a los personajes de la novela para revelar la verdadera historia de la prostituta más reconocida y recordada del pueblo de La Tora.

En efecto, el texto está narrado por una periodista cuya misión original era investigar y hacer un reportaje sobre la distribución y el robo clandestino de combustibles, pero este objetivo cambiará. Cuando busca material para su reportaje, se topa con la fotografía de una mujer, Sayonara. Viendo la foto la reportera narra que “Era un primer plano de una muchacha mestiza de una oscura belleza bíblica, sin maquillaje ni adornos, que respiraba un vaho de selvas vírgenes y al mismo tiempo de bajos fondos que de verdad perturbaba”.

Leyendo con mucho detenimiento los detalles de la fotografía y las características de aquella mujer de rasgos verdaderamente fascinantes, la historia se desarrolla.

La obra comienza cuando uno de los personajes principales, Sacramento, dirige a la niña sin nombre y por petición tajante de ella, a uno de los burdeles más famosos de la ciudad, el Dancing Miramar con tan solo trece años para convertirse en prostituta. La niña migra a la Tora, en el apogeo del pueblo con la intención de convertirse en trabajadora sexual para ser la más famosa de todas. Llegada a La Catunga, “la zona de tolerancia más prestigioso del planeta” es recibida y acogida por Todos los Santos, una matrona jubilada, quien la capacita para su futura profesión; además le enseña a leer, a escribir, y a comportarse. La niña, quien en un principio se niega a revelar su nombre, es llamada Sayonara (adiós, en japonés) en un rito realizado por las prostitutas más experimentadas del pueblo.

Como lo relata esta novela, la supuesta promesa de bienestar y prosperidad prometida por el desarrollo camufla condiciones de trabajo deplorables. También muestran de manera ficcional cómo, poco a poco, las empresas extractivas han desgarrando tanto la naturaleza selvática como a sus gentes. Laura Restrepo en esta narración entra en el mundo desgarrador de la prostitución para mostrar el desamparo del pueblo colombiano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.