La literatura africana y el legado de Cheikh Hamidou Kane

  • 8
  •  
  • 4
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    12
    Compartidos

Me acabo de enterar, me uno a mis manos y aplaudo: Cheikh Hamidou Kane está en el centro de atención en la escena literaria africana. Prestigiado por el Grand Prix des Mécènes. Un premio literario africano, otorgado en la tierra africana, por otros africanos. ¿Quién dijo que nadie podría ser profeta en su pueblo? … Gran oportunidad para volver a visitar con placer, y afortunadamente más relajación que una vez, durante los exámenes de ensayo, la modesta pero notable contribución de Cheikh Hamidou Kane a la literatura africana. La obra maestra, el clásico, La aventura ambigua.

Este texto es una traducción realizada por Carmelia del texto original en francés de Eric Mendi: Ce que la littérature africaine doit à Cheikh Hamidou Kane.
Eric Mendi es una de las figuras en ascenso en el contexto la literatura africana. Ha sido galardonado dos veces en los Grandes premios de las asociaciones literarias (GPAL), en la categoría de Bellas-letras.

El hombre y la obra

Sobre el escritor Cheikh Hamidou Kane

Un buen autor, es primero y siempre (al menos) un buen libro. Con la mera mención del creador, la criatura inmediatamente viene a la mente, fiel a su maestro, como un «otro yo». Cuesta imaginar uno sin el otro. Pequeña demostración, pronunciemos juntos las palabras que brotan de nuestra imaginación al leer los nombres Camara Laye: …; Mongo Beti: …; Cheikh Hamidou Kane: La aventura ambigua. Es automático. No hay palanca para activar, viene solo. El hombre y la obra del hombre (¡oh! La hermosa fórmula), unidos para siempre por un cordón que parece un cordón umbilical. El nombre y el título, emparejados por un vínculo de paternidad (recíproco), eternamente. El libro le debe al autor su «llegada al mundo», y el autor le debe al libro su renacimiento como escritor.

Puede haber excepciones, sin duda. Hay autores, quizás más afortunados que dotados, que han logrado escribir dos o tres obras maestras en una sola vida. Papa Kane por su parte sigue siendo humilde. Ciertamente no parece tan austero y parsimonioso como Thierno, el tutor de su héroe Samba Diallo; él sabe estar satisfecho, tal vez no con el mínimo indispensable, sino con el mínimo absolutamente necesario. Tenía un pensamiento para expresar, mejor aún, una gran pregunta existencial que plantear, en el momento en que todos los estudiantes e intelectuales africanos tenían o pensaban que tenían algo que decir. Sobre la colonización, la independencia, el panafricanismo, el racismo, el apartheid… pero también sobre el hecho o el orgullo de ser negro: este movimiento que llamaron, Senghor y Césaire, la negritud.

Cheikh Hamidou Kane tomó su pluma para expresar su pensamiento, más bien, Jacques Chevrier lo entendió acertadamente, su angustia por ser negro, por ser un hombre, en resumen. Lo hizo en un solo y pequeño libro. Eso es todo. Una historia, preferiría poder llamarla una pequeña historia filosófica de poco más de cien páginas. ¿Tenía miedo de repetirse, escribiendo más que un pequeño volumen sobre los múltiples problemas y preguntas de esta era de África, su África? Sin embargo, algunos de sus compañeros corrían el riesgo de ofrecer una repetición a los lectores y, quizás, finalmente aburrirlos. Millones de páginas habían sido escritas durante siglos para burlar la dignidad del hombre negro, creían que deberían hacer lo mismo para competir. Cheikh Hamidou Kane habló como un jefe. Una vez. Profundizar no significa necesariamente expandirse.

Entonces, para estos pequeños que, después de leer este simple artículo, dirigirán los estantes en busca de los libros de Cheikh Hamidou Kane, es posible que el librero le ofrezca solo un título: La aventura ambigua. Publicado en 1961, cuando el autor, un joven intelectual recién salido de las escuelas del hombre blanco, comenzaba brillantemente su carrera profesional con altos cargos en la administración de su país, Senegal. Luego ocupó varios puestos ministeriales, antes de servir como representante de UNICEF en varios países africanos. Hoy día, con más de noventa años, al momento de escribir sus memorias, Cheikh Hamidou Kane no nos deja la esperanza de volver a leerlo. Él piensa que tiene todo grabado en su obra maestra. No tiene nada más que escribir: ¡ve y dile a tu mamá!

Ya que estamos, mi asistente me susurra que hay un otro libro de Cheikh Hamidou Kane, publicado en 1995. «¡Ah! ¿Y cuál es el título otra vez, Margot? – Les Gardiens du temple». Los guardianes del templo: ese se me olvidó por completo. Margot me salva … Es Mahalia Jackson susurrando a Martin Luther King: «¡Cuéntales sobre el sueño, Martin!» (Con las debidas proporciones). En serio, ¿cómo me habría parecido? Pero al mismo tiempo, ¿qué esperaría? Esto es muy característico de cualquier obra maestra que se precie: ensombrecer las otras creaciones de su autor.

¿La aventura de Samba Diallo todavía parece ambigua hoy?

¿El cliché del estudiante africano, atrapado en la angustia de entre-dos-costas, todavía fascina a los filósofos y escritores? Realmente no. Hoy, la pregunta ya no surge con la misma agudeza que hace medio siglo. Vamos a la escuela y eso es todo. Además, la expresión «escuela del hombre blanco» está un poco pasada de moda hoy en día; está casi al borde de la obsolescencia. Los africanos lo han asimilado (la escuela del hombre blanco), hasta el punto de dominarlo: «Enseño francés a los pequeños franceses» (Senghor).

En La aventura ambigua, los Diallobé vivían con ansiedad, preguntándose si al enviar a sus hijos a la escuela, lo que iban a aprender valía lo que iban a olvidar. Para ellos, la elección no fue fácil. Tal vez debería haber otro punto de vista: en lugar de temer lo desconocido, dar un paso hacia él, darle la bienvenida con los brazos abiertos, recibirlo con el riesgo de fundirse con él. Esa es la cita de dar y recibir de la que habló Léopold Sédar Senghor, otro ilustre compatriota de Cheikh Hamidou Kane. El resultado es que hoy, con razón o sin ella, tenemos una nueva generación de personas que orgullosamente afirman ser «ciudadanos del mundo».

¡Elegir o no elegir, esa es la pregunta!

Shakespeare habría vivido en una cierta época en el tiempo y el famoso soliloquio de Hamlet ciertamente habría comenzado, esta vez en un sentido estrictamente literal, con una vergüenza de elección. Contemporáneo de Sartre, y por lo tanto del joven Hamidou Kane, el rey de los dramaturgos habría escrito para seguro: «¡Elegir o no elegir, esa es la pregunta!»

En esos años, para los intelectuales y los aspirantes a intelectuales, todo era una cuestión de elección y compromiso. Olvidada, la lógica matemática que le hubiera gustado que 1 + 1 = 2; o aún: elegir no elegir = no elegir elegir. Jean-Paul Sartre, un filósofo adulado en su tiempo, hasta la histeria, razona de manera diferente. Y su premisa se puede resumir en una pregunta-y-respuesta contundente: elegir no elegir ¿no es elegir?… Buena música. El mensaje se transmite, atrae a la mayoría (por no decir las masas) y no deja mucho margen de maniobra a los «no alineados»; los mismos que pensaban que podían esconderse, tranquilas en la comodidad de la inocencia que confiere la neutralidad, mientras que en el curso del mundo las grandes grupos cerebrales chocan y se neutralizan entre sí mediante revoluciones interpuestas.

Así, como un intelectual o un estudiante, africano, cabe agregar, uno está casi bajo presión; convocado por «la mirada de los demás» (infierno según el mismo Sartre), para tomar partido, para defender su opinión, sus ideas, su política o sus aspiraciones. Obstinadamente. A los novelistas soñadores y los poetas puristas del arte por el bien del arte, se les pide que bajen de su pequeña nube, llamados al orden sin ceremonia, engrapados por los brigadistas de la literatura comprometida. Para ellos, el bolígrafo es pistola, y las palabras las balas.

Este es el contexto en el que Cheikh Hamidou Kane comenzó a escribir La aventura ambigua, en 1952. No necesariamente para involucrarse o tomar una posición, sino más, en mi opinión, para resaltar la ansiedad de verse obligado a tomar decisiones que involucran, mucho más que el individuo, su comunidad. ¿Ir o no ir a la escuela del hombre blanco? ¿Podría esta pregunta reducirse a esta otra: Olvidar o no olvidar su cultura? …

¿Por qué las cosas son tan complicadas? El lector parece estar preguntándose a lo largo de La aventura ambigua, si no el héroe mismo, Samba Diallo. ¿No sería más fácil tratar de conciliar los extremos, encontrar en algún punto intermedio el punto de convergencia armonioso, o al menos el umbral de tolerancia mutua del que hablaba Gandhi? Sin embargo, es posible. Cheikh Hamidou Kane mismo es una prueba viviente de esto. Fue a la escuela del hombre blanco y no ha olvidado su cultura. Por esto, África está orgullosa de ti y te honra, papá Kane.

Me acabo de enterar, me uno a mis manos y aplaudo: ¡Cheikh Hamidou Kane es el laureado del Grand Prix des Mécènes 2019!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.