Solaris, el mar inteligente de Stanislav Lem

Solaris - novela de Stanislav Lem

Solaris (1961) de Stanislav Lem es la única novela de ciencia ficción en la que hay un Océano Inteligente, un único super-organismo que habita el lejano planeta llamado Solaris. Stanislav Lem ha inventado una historia extraordinaria, fascinante e intrigante, todo un clásico en el género de la ciencia ficción.

En la novela Solaris, el ser humano descubre un planeta cubierto por un gran océano plasmático, homoestático, un océano que «era una entidad mucho más compleja que las estructuras orgánicas terrestres, puesto que era capaz de influir eficazmente en el trazado de la órbita«.

Fue mi amiga Irena la que me regaló el libro por navidad. Me dijo que era una novela bien conocida en Rusia y me preguntó si había visto alguna de las películas (la del ruso  Nikolái Nirenburg 1968, la de André Tarkovsky 1972, y la Steven Soderbergh 2002). Le dije que no. Leí el libro con detenimiento y después escribí una reseña. Después vi la peli de Soderbergh, pero casi me duermo, son muy inferiores al libro. Me falta ver las otras.

Reseña de Solaris

Kelvin está encargado de reevaluar los estudios sobre Solaris y su misión está marcada por una continuo asombro: «…pero la impresión persistía. La noche me miraba, la noche amorfa, ciega, inmensa, sin fronteras«.

Sanut, uno de los otros dos científicos que está en Solaris le explica que la conquista del espacio exterior es una extensión de la vida en la Tierra: «No queremos conquistar el cosmos, solo queremos expandir la tierra hasta los límites del cosmos… no tenemos necesidad de otros mundos. Lo que necesitamos es espejos» (p.105). Kelvin reflexiona: «El hombre se había lanzado al descubrimiento de otros mundos y otras civilizaciones, sin haber explorado íntegramente sus propios abismos, ese laberinto de oscuros pasadizos y cámaras secretas, sin haber penetrado en el misterio de las puertas que él mismo ha condenado» (p.216).

Más que un viaje descriptivo a un planeta lejano, el libro es un recorrido por la Psique de Kriss Kelvin, el protagonista.  La manera de ser del Océano de Solaris, se refleja directamente en los pensamientos de las personas que están bajo su influencia; dice Kelvin: «Tal vez el océano haya sondeado nuestro cerebro encontrando nuestros quistes psíquicos«.

En este caso el Océano «materializa» frente a los ojos de Kelvin (no es una alucinación) una mujer llamada Harvey, un antiguo amor que Kelvin no ha podido superar. Pero la Harey de Solaris es una «copia» imperfecta, no estéticamente, sino mentalmente. Poco a poco ella misma toma conciencia de su propia condición-de-títere, y esto la perturba y confunde. Al final, la necesidad impulsa a Kelvin a salir de la estación y explorar la superficie del Océano más de cerca.

Recomendación de lectura:

Solaris es una novela para un lector capaz de guardar la calma ante un flujo lento de acontencimientos. No es una novela como otras en la ciencia ficción donde hay batallas de naves espaciales, lasers y planetas explotando. Solaris es más un drama psicológico que transcurre despacio. Creo que esto ha representado el reto más grande cuando se ha intentado llevar la novela al cine.

Es una gran novela. Aunque no es recomendada para un lector que se canse rápido leyendo. Es un libro para lectores más avanzados que pueden mantener el suspenso. Tiene cierta cercanía con los dramas psicológicos de la novela rusa del siglo XIX; tal vez por esto Solaris ha calado fuerte en Rusia.

Una descripción más acerca del océano en Solaris

«Ese movimiento alternado de olas brillantes no evocaba las ondulaciones del mar ni el desplazamiento de las nubes; parecía la piel reptante de un animal, las contracciones incesantes y muy lentas de una carne musculosa que segregaba una espuma carmesí» (p 274).

Autor: julianbueno

Una persona aprendiendo a leer y con el objetivo de reseñar los libros que encuentra en su camino como una estrategia para volver a ellos a través de sus apuntes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.